Reseña: Calavera Hip Hop Fest 2017

El pasado sábado tuvimos la oportunidad de asistir a uno de los eventos que actualmente tienen más relevancia para el público y la comunidad del hip hop en la ciudad, la segunda edición del Calavera Hip Hop Fest. Antes de describir nuestra experiencia en el show me parece importante mencionar algunos detalles respecto a la organización, acciones que creemos perjudican la apertura de foros y espacios a este tipo de eventos.

Al igual que el año pasado, durante su primera edición, este festival se anunció para realizarse en la Concha Acústica del Parque Agua Azul, recinto de conciertos al aire libre, algo antiguo pero recién remozado y apropiado para una producción que se anuncia como festival.

Sin embargo el viernes por la tarde, los organizadores anunciaron un cambio de sede a un sitio llamado Bodega Cultural Water Blue, tan solo a unas cuadras del parque, argumentando problemas con las autoridades municipales. Las reacciones negativas por parte del público no se hicieron esperar, incluso hubo de manera paralela un comunicado de las autoridades municipales de Guadalajara, quienes administran el parque y la Concha Acústica, donde contradecían la versión de los organizadores.

En el mejor de los casos, la promotora fue víctima de la burocracia, y en el peor, promocionaron y vendieron boletos para un lugar que desde un principio no pensaban utilizar. Ninguna opción es particularmente alentadora. Y es que a pesar de lo céntrico del lugar, la bodega está lejos de ser un recinto ideal para disfrutar de 6 horas de presentaciones musicales. Con toda esta situación en contra, la gente respondió de manera más que aceptable.

Gran parte de la tarde transcurrió con una serie de actos de calentamiento, las barras fluían, a veces sin mucho filo y la gente trataba de engancharse en el juego con los MCs, que sin causar mucho revuelo pasaban por el escenario. 

El público entró de lleno a la noche hasta la aparición de Team Revolver y de Bipo Montana, el primero con un estilo más de la vieja escuela, mientras que el segundo utilizó un beat y flow más cercanos a lo que actualmente domina los charts, Ambos lo hicieron más que bien, demostrando que hablar de la calle no es suficiente, el rap requiere de un carácter propio y mucha fuerza para lograr engachar a la gente y es claro que ellos, cada uno a su manera, lo tienen.

A partir de ahí el evento fue para arriba, tanto en calidad como en intencidad, primero con las intervenciones de Hispana y sel bravísimo Akapellah, quien no perdió tiempo para declarar su amor y fascinación por México y su música regional. El venezolano es uno de esos MC que lo hacen ver muy fácil, y das por sentado su habilidad con el micrófono e  improvisando, tardas un ratito en que te caiga el veinte de la explosividad de sus versos, pero es un verdadero lujo verlo sobre el escenario.

Cerca del final, Alemán pasó a dar una clase de como tener al público en la palma de tu mano y hacer lo que quieras con él. Siendo parte de uno de los crews con más hype en México era sencillo predecir lo que se venía, sin embargo este vato demuestra que si hay hype es porque tiene los argumentos para sostenerlo. La fuerza de su show no la puede contener la tarima, fue necesario verlo bajar y hacer crowdsurf y compartir el micro con el público que estaba rendido ante él para verdaderamente sentir que todo el derroche de su acto vale la pena.

Para cuando la imponente figura de Sick Jacken se hizo presente en el escenario, quienes permanecían dentro de la húmeda y calurosa bodega estaban ya tan colocados como les era posible y la extraña tensión que había acompañado al momento previo se rompió. Todos y cada uno de ellos, estaban ansiosos por verlo sobre el escenario recitando los versos que cualquiera que se llame soldado del Sick Side Army conoce de memoria.

Las viejas rimas e historias que en los noventa se escribieron en el corazón de Pico-Union, y dieron forma al underground angelino, fuera una vez más contadas para que todos los psychos de Guadalajara las corearan junto a la voz de Jacken, cerrando así esta edición del Calavera Hip Hop Fest.

Texto: Alfredo Ávila

Fotografías: Juan Ramón García y Alfredo Ávila