Nrmal, dulce hogar. Nos vemos el próximo año

Reflexiones de una cruda semana post-festival.

Después de asistir por tercer año consecutivo al Festival Nrmal me queda claro que, si algo es indispensable para disfrutar de la experiencia es dejar tu cinismo en las puertas del Deportivo Lomas Altas y  entrar con cierta ingenuidad a flor de piel.

Es así como no deja de ser revitalizante el encontrarte entre tantos amigos y conocidos, poder platicar y convivir aunque sea unos minutos con las personas que dan vida a los proyectos del line-up. Ver a los niños bailar en los hombros de sus padres y luego ver a la raza que se sienta a leer como si no hubieran pagado 700 o 1000 pesos para ingresar al festival, porque es una pose, pero es una tan ingenua que no puedes hacer otra cosa que sonreir y olvidarlo. Desearía que esa ingenuidad se contagiara aunque sea un poco en mi querida, pero tan viciada, Guadalajara.

Me pesó mucho perderme los sets de Running y de Dorit Chrysler, también que Ava Rocha no me gustó tanto como quería que me gustara, pero en los instantes finales del domingo mientras los aferrados participaban del carnaval futurista de Black Devil Disco Club entendí que tanto ellos como yo seremos siempre bienvenidos hasta que esta experiencia llamada Nrmal nos dé todo lo que tenga por ofrecernos.

Fotos del sábado

Mi top 5 de presentaciones

Psychic TV: Porque me emocionó como ninguna otra presentación en el festival y de un golpe me recordó que sigo siendo un mocoso idiota que no se ha enfrentado a nada en la vida todavía y que frente a mi, en la figura de Genesis P-Orridge, tenía el ejemplo perfecto de un individuo que ha vivido su vida como ha querido y de toda la sapiencia acumulada en el proceso. “Be happy, they hate it when you’re happy” fue mucho mas que una frase de cajón.

The Brian Jonestown Massacre: Fueron dos horas de la más fina psicodelia y me dió hasta un poquito de envidia el ver como lo hacen parecer taaaan fácil. Tantos años y tanto desenfreno después Anton y Joel se han salido con la suya y en vivo es imposible no seguirles el juego y convertirte aunque sea por ese rato en su complice más cercano.

Tortoise: La calidad de su música es algo que doy por sentado, quizás hago mal, pero lo que me llenó de ellos fue definitivamente el ver a un grupo de ñoñazos rockeando, brincando de un instrumento a otro como si nada y marcando triunfales el final de los escenarios principales con una breve interacción con su público.

Circuit des Yeux: probablemente la presentación que más esperaba a nivel personal de festival. La potencia de la voz de Haley Fohr sencillamente me dejó pasmado. Sin muchos aspavientos esta sin dudarlo fue la presentación más intensa y clavada de todo el festival, cuarenta minutos con la piel chinita.

Moon Duo: Hipnósis auditiva y repetición interminable / Rakta: Nervios crispados y un espectáculo de percusiones tan primitivas que ni la lluviecita más fuerte del fin de semana nos hizo alejarnos del escenario.

Fotos del domingo

Esperen pronto nuestras entrevistas con talento del festival.

Texto y Fotografías por: Alfredo Ávila