Mientras más tiempo pasa más te extraño Rodrigo

El 19 de Septiembre de 1985, a las 7:19 de la mañana, la Ciudad de México, en ese entonces aun conocida como Distrito Federal, sufrió el terremoto más grande y catastrófico en la historia de nuestro país y del mundo hasta ese momento; 8.1 grados de magnitud en la escala de Richter sacudieron literalmente la ciudad durante unos eternos 2 minutos.

Sin una cifra oficial de muertos (aunque las estimaciones promedian los 10 mil), ese terremoto dejó a la ciudad en ruinas. Cientos de edificios fueron demolidos después por el daño provocado, se perdieron más de 150 mil empleos y casi 30 mil estructuras sufrieron daños totales, entre ellas, el edificio marcado con el número 8 en la calle Bruselas en la colonia Juárez, donde vivía Rodrigo González Guzmán, después conocido como “Rockdrigo”.

Si usted está leyendo esto y necesita que le comente aunque sea a grandes rasgos quién es o porqué es importante recordarlo, por favor deje de leerlo y póngase a escuchar sus canciones (les recomiendo empezar por el disco de En vivo en Aguascalientes).

Rodrigo es uno de los compositores de “rock” más reconocidos de nuestro país, muchos de los rockeros mexicanos que admiramos todos ahora son fieles seguidores de las composiciones del sacerdote rupestre (mal llamado “Profeta del nopal”).

Es extraño, Rodrigo nunca profundizó en sus letras, jamás hizo una canción basándose en metáforas imposibles de entender, nunca se sintió poeta o revolucionario, pero siempre tuvo algo qué decir y lo dijo de tantas maneras que parece imposible que una carrera tan corta abarque tantos temas, con tantos géneros y 31 años después de su muerte sigan vigentes.

Además Rodrigo fue como una especie de Chava Flores del rock: (que él y sus secuaces se encargaron de llamarse a sí mismos “Rupestres” por ser muy mugrosos para el pop y muy fresas para el rock), un cronista de la ciudad, alguien que relataba en sus canciones lo que era vivir en ese momento en ese espacio en aquella parte del D.F.; a pesar de ser provinciano (tamaulipeco), comprendió a la perfección el movimiento y la vida en la capital, y logró ponerse en los zapatos de muchos de los que en ese momento vivían y gozaban y sufrían en la ciudad más grande y contaminada del mundo.

Lo de Chava Flores no es una improvisación, basta con escuchar y comprar las piezas de uno y de otro “Sábado Distrito Federal” con “Las aventuras en el DeFe”, o la forma de satirizar y reírse de situaciones horribles como un asalto, o sufrir discriminación por la apariencia física, o como todo buen mexicano, la muerte.

Rodrigo Murió a los 35 años víctima de un pasón de cemento, como comentan siempre los que entienden sus canciones, al quedar enterrado bajo los escombros del edificio donde se encontraba su departamento, unas horas después de una emblemática tocada en el primer aniversario del periódico La Jornada.

Está claro que lo que ha hecho más grande la leyenda de Rodrigo es para empezar su trágica, repentina y prematura muerte y sobre todo la eterna pregunta ¿qué hubiera pasado si hubiera seguido vivo?

Un compositor con algo qué decir, el talento envidiable de decirlo de manera simple, y no sólo por los alucinógenos de los cuales era fan, era un compositor con una gran imaginación, que luego es algo de lo que carecen los músicos o piensan que no es necesario.

En fin, este texto es sólo el aprovechamiento del pretexto perfecto (la conmemoración de un suceso tan impresionante en nuestra historia) para recordar su leyenda, su carrera, su historia, sus canciones.

Yo tengo historias personales relacionadas con sus letras y su manera de componer e interpretar, a mí me sigue pareciendo trágico que nos hayamos perdido de la evolución de alguien que generaba más preguntas que respuestas con sus piezas.

31 años y su leyenda sigue viva, 31 años y sus canciones siguen pareciendo escritas en el año presente en el que se le escuchen, 31 años y seguimos añorando compositores con la soltura y simpleza que le caracterizaban, 31 años y se siguen haciendo homenajes y yo sigo recordando todos los 19 de septiembre que “Mientras más pasa el tiempo más te extraño Rodrigo”.lentes_y_guitarra_de_rockdrigo_gonzalez