Reseña (x2): Punk Legends Week en C3 Stage Abril/2016

Duarante los 2 últimos fines de semana tuvimos la oportunidad de participar en C3 Stage de una propuesta interesante dentro de la cartelera de conciertos por parte de ACK Promote. Pormocionado con el nombre de Punk Legends Week, la apuesta fue traer durante dos semanas consecuitvas bandas capaces de llamar la atención de un público variado.

El primer fin de semana vió las presentaciones de Pennywise y de H2O dos bandas que alcanzaron el pico de su carrera en los noventa y ahora son un referente principal dentro de la escena hardcore. El show también estaba envuelto en cierta emotividad por ser la primera vez que los de Hermosa Beach se presetarían en nuestro ranchote.

Mientras que el segundo fin de semana vió la presentación de Marc Steven Bell, Marky Ramone, y su Blitzkrieg, esta icónica figura que fue parte de la alineación de The Ramones durante la mayora parte de los setenta y ochenta luego de la salida de Tommy de la banda para incursionar en la producción y posteriormente retirarse a hacer bluegrass. Irónicamente la banda de Marky toma su nombre de una de las canciones más emblemáticas de Ramones y que es creación del mismisimo Tommy.

Pennysiwe

Decidí que era justo hacer la reseña de ambos eventos por dos razones: 1) Porque así fueron vendidos y promocionados, en paquete, y es un vistazo interesante a las distintas posibilidades que existen para traer conciertos a la ciudad y 2) Porque tanto las bandas como los conciertos nos mostraron distintas caras de la nostalgia musical y es interesante verlos en perspectiva. También hay una razón secreta: soy muy desorganizado y hasta ahora encontré el tiempo para escribirlas.

Por un lado, el show del 10 de abril con Pennywise y H2O desde el principio me recordó mucho a ese de NOFX en diciembre del año pasado, donde el público era una mezcla a partes de iguales de ojerosos jovenes veinteañeros con ojerosos treintañeros en camisa de vestir y donde los rotros conocidos y las viejas amistades se reencontraban con el pretexto de ver por primera vez en vivo a una banda que quizás fue el motivo de esa amistad en primer lugar. Todo esto daba pie a un ambiente mucha buena onda y ansiedad.

ChePasta

Cardiel

La noche arrancó con las presentaciones de Che Pasta y Cardiel, los primero, originarios de Nayarit fueron también parte de ese vistazo al pasado, con un sonido de pop punk dosmilero, letras sobre amores perdidos y coros escritos con la intención de ser gritados en conjunto. No lo hiceron mal, pero muy pocos reaccionaron de manera entusiasta, más que en un par canciones como 360 donde el público se limitó a aplaudir y chiflar un poco.

Por otro lado, tuve la oportunidad de al fin ver en vivo a Cardiel y no me defraudaron en lo absoluto, este duo venezolano/mexicano es bestial, sus melodías son espesas y su ritmo es incesante, descansando un poco su marcha con momentos en una onda dub que inmediatamente te remonta a los Bad Brains aparece para terminarnos de licuar los oidos. Todo esto tomando en cuenta que tal volumen y la intensidad es producto de tan solo dos personas.

H2O-C3-Stage-Photomonroy-Music-The-Coffee-Sessions-Guadalajara-2016-6

Una vez que el escenario estuvo listo para recibir a H2O comenzamos a caer presos de la nostalgia, viendo como el pequeño hijo Tobby Morse, Maximus, se paseaba por el escenario y jugaba con la batería. Una entrada dramática y el grito de !H2O, vamos! por parte del pequeño Max, sirvieron para que la gente perdiera la cabeza, tanto que el mismo Tobby decidió que era justo y necesario bajar al pit de fotógrafos, acercarse a la valla y estar ahi un buen rato, cerca de los fans quienes no desaprovecharon el momento para estrechar su mano e incluso tomar el micrófono y gritar una parte de la canción. Mas adelante Nothing to Lose sirvió para que le pequeño Max tocara un rato la batería y Guilty by Association para que su esposa se metiera por el microfono con chela en mano, ofreciendonos un vistazo a lo divertida y extraña que puede ser la vida en familia de un cantante de hardcore y recordandonos que ellos como nosotros también crecen, cambian y adquieren responsabilidades.

Pennysiwe

Por supuesto, esto aun no era suficiente, quedaba por delante la presentación de Pennywise quienes a pesar de sufrir fallas en el sonido durante gran parte de su presentación lograron calmar las ganas de todos los que ya sudados y cansados, guardaban el resto de energía y voz que les quedaba para recibir a la banda por primera vez, y si Tobby no se cansó de convivir con la gente Jim Lindberg tampoco perdió el tiempo para involucrarse con la gente quitandole la cámara a uno de los fotógrafos y tomando una panorámica del público.

Sonaron clásicos como  Perfect People, S.O.S, Alien, Peaceful Day, Same Old Story, Stand By Me, My Own Country, Society, Fuck Authority y Bro Hymn además de  covers a Bad Religion y Beastie Boys. También hubo chistes de comida, el sobrepeso de Fletcher Dragge y del pasatiempo no oficial mexicano, fumar mota. En general, ambas bandas han envejecido y se nota, sin embargo aún son capaces de hacer dar una presentación emocionante y conectarse con el público de inmediato, y eso es algo que por ahora no tenemos seguido en la ciudad.

27

Y mientras el primer fin de semana cumplió con la expectativa, el segundo tuvo un feeling diferente. Acá no hubo una corrida de bandas preparandonos para el plato fuerte, la expectativa fue baja. El tiempo pasó volando y los horarios se cumplieron al pie de la letra, tanto que no llegamos a la presentación de Death Plays Guitar y a penas alcanzamos a ver a Los Bluejays quienes con cada show sacan a relucir todo ese potencial de entertainers que tienen, su música es divertida y tienen una gran actitud en el escenario, la media hora que tienen como abridores ya resulta insuficiente.

Después de que Los Bluejays desocuparan el escenario tuvieron que transcurrir unos largos 40 minutos para que el Blitzkrieg tomara por asalto el escenario, la espera transcurrió en calma y a pesar de que había bastante más gente de la que esperaba ver, la presentación de ” el último de los Ramones” no causó tanto movimientodentro o fuera del foro, incluso muchos prefierieron cotorrear en la terraza que guardar un lugar cerca del escenario, no fue necesario el aferrarse aquella noche.

15

Apenas pasadas las 10 de la noche, Marky muy delgado y con paso lento se acercó al micrófono para incitar al público a dar corear el clásico ¡Hey, ho, let’s go! después de eso, tomo su lugar en detrás de la batería y no volvió a emitir palabra alguna hasta que el final del show estuvo cerca y sintió que era necesario dar los agradecimiento de costumbre, a los asistentes, a su banda, a los organizadores. Y si bien el show es en escencia el de una banda de covers hay que reconocer a Marky que consiguió 3 sujetos que lucían tan fritos como llegaron a lucir los originales décadas atrás. Además el vocalista adoptó bastante bien el papel de ser el frontman, aún siendo un completo desconocido para todos.

La gente se divirtió y coreo todo lo que sonó, era obvio que iban a ver una banda de covers con producción y no esperaban más y no hay nada de malo en ello. ¿Habría tenido la misma respuesta por parte del público si no se hubiera promocionado? No lo creo, después de todo y aún con la gran marca que Ramones es, ver a una banda de covers glorificada no es tan atractivo y mientras no hay nada de malo en disfrutar de ello quizás el punk y su público no deba conformarse con la ilusión que la nostalgia que genera.

¡Más fotos!

Texto y fotos de Marky Ramone’s Blitzkrieg: Alfredo Ávila

Fotos de Pennywise y H2O: Alex BM