Reseña: Ritual Fest Vol. 1 en Foro Independencia

Desde el año pasado la fecha estaba marcada, el 31 de enero del 2016 el Foro Independencia se iba a convertir en un lugar para de rituales oscuros. No, no se se vayan por las ramas, simplemente porque esa noche el Ritual Fest Vol. 1 tuvo lugar, llenando al Foro de melenudos, y  algunos no melenudos, metaleros para ver ya a la legendaria banda del black metal noruego Mayhem junto a otra gran banda como 1349. Claro, acompañadas de las bandas: Harlot of God, Ab Intus, Opus Diaboli y Vst.

El público empezó a llegar a eso de las 7 pm y ya se podían ver los puestos de merch no oficial que vendían distinta parafernalia metalera, por si te hacía falta algo para el recuerdito. Las puertas del Foro se abrieron a las 7:30 pm para que todos pasáramos. Lo primero que se podía ver era un escenario más grande de lo normal, lleno de muchas luches destellando y bailando por todo el Foro. Nunca había visto un Foro Independencia tan elegante, se notó el empeño que la producción invirtió. Kudos para los organizadores. Ya estando en el patio del Foro, esperando a que empezara el Ritual Fest, pude ver que a los músicos les ofrecieron su buffet de comida para que cenaran rico y tocaran con más ganas aún, de nuevo Kudos a los organizadores.

m_02

La gente seguía llegandi al foro y a eso de las 7:40 pm aproximadamente se escuchó el primer estruendo desde el escenario, anunciando el comienzo de ritual y abrir la puerta al primer círculo del infierno, dentro estaba la banda Harlot of God. Al acercarme al escenario me recibió una ola de viento produciendo por el potente sonido y sumado a la intensidad que Harlot of God tocaban su metal. Este lleno de guitarras poderosamente melódicas, un teclado que proporcionaba una atmosfera fúnebre y un vocalista que cuando contaba con voz gutural, típica de esta música, complementaba las fúnebres canciones que era un cráneo de toro con un emblema en la frente.

Fue la primera banda pero el foro ya se veía a un 20% de su cupo, les dieron su signo de aprobación, alzando sus manos haciendo la insignia de los cuernos. El primer círculo del infierno había pasado.

m_11

Se apagaron las luces del foro para darle lugar a la segunda banda del ritual Opus Diaboli, esta banda uruguaya teníaa todo el estilo clásico del género, el maquillaje demacrado, la extrema delgadez, los jeans rotos como de alguien que fue sepultado y las cruces invertidas. Solo eran tres integrantes con una alineación clásica de una banda de rock pero era más que suficiente para recibirnos en el segundo círculo del infierno demostrando, mucha energía en el escenario y movimientos del bajista asemejando una guillotina. Ya el foro más lleno de metaleros aplaudiendo y mostrando los cuernos de aprobación.

m_14

Los cirios del ritual ardían con más fuerza para cuando descendíamos las escaleras al tercer círculo del infierno donde habitaba Ab Intus.
Ellos comenzaron balaceando nuestros oídos con su potente batería que no tenía piedad y sumaba fuerzas con los demás instrumentos, destacando una ejecución de todos ellos. El vocal fue una grata sorpresa ya que rango vocal era muy amplio, como si este, tuviera varios demonios dentro de el y todos con distinto tono de voz, dándole más poder a sus canciones. Este círculo fue un viaje más ajetreado pero que los metaleros salieron con los cuernos en alto.

m_17

El ritual transcurría y la noche languidecía, cuando estábamos acercándonos ya al cuarto círculo del infierno y cada vez más cerca estábamos de llegar a las partes más oscuras del infierno,  habitado por Vst. Esta banda se le vio una gran influencia del punk y grindcore, mientras que en sus venas corría aún más agresividad del black metal. Sin necesidad de atuendos llamativos, nos propinaron una golpiza auditiva digna de armar el mosh pit, agitando las melenas al ritmo de su furiosa energía llena de agresión. Los Vst descargaron su energía, cerrando las puertas de su círculo y nosotros acercándonos al penúltimo circulo del infierno, donde la banda noruega co-estelar, 1349 aguardaba pacientemente su turno.

m_23
Formada en 1997 ya con 2 demos, 2 EP’s y 6 CD’s, siendo el más reciente Massive Cauldron of Chaos del 2014, empezaron su ritual con una atmosfera muy tétrica y obscura. Su vocalista Ravn vestía unos jeans negros andrajosos, playera negra igual de andrajosa, en sus ante brazos unas placas con pequeños huesos pegados a ellas que se veían muy bien y su rostro maquillado blanco con color negro en los ojos, dándole un aspecto más demoniaco. Acompañado de Frost el baterista, en la guitarra Achaon y Seidemann en el bajo, vestido de monje, sin mostrar su rostro, dándole una apariencia aún más siniestra, ya en conjunto.

La atmósfera que se había formado, al momento de tocar fue irrumpida por ráfagas de balas y cuchillos de la batería de Frost, riffs rápidos y llenos de ira por parte de Achaon y Seidemann, mientras que Ravn son su voz se encargaba de darle ese toque oscuro y mortal que era su música. Como si fueran la banda sonora de Satanás para aumentar el calor de la batalla de sus tropas, mientras que los metaleros reaccionaban como tal, empezando el slam de un lado del Foro y del otro agitaban las melenas en círculos. Verlos en el escenario era imponente y si le sumas el sonido, si que era otra experiencia muy diferente a otros conciertos que he asistido. Fue la dosis perfecta para prepararnos al entrar a la última fase del ritual y al último círculo del infierno: MAYHEM.

m_33

Mayhem se formó alrededor de 1984 siendo de las primeras bandas en crear el estilo y sonido del Black Metal actual. A través de varios cambios en su formación al pasar de los años, más que nada por una historia algo atropellada y obscura (aquí pueden enterarse de ella) siguen tocando como si estuvieran en sus inicios.
En su repertorio se encuentran 5 discos de estudio, 5 discos grabados en vivo y otras rarezas más, con su último disco del 2014 con el nombre Esoteric Warfare.

Ya eran las 12 am y las puertas del quinto círculo infierno, se abrieron de par en par recibiéndonos con música de fondo de unos tambores en el ya fúnebre Foro. Attila Csihar el vocal, tenía pintado el rostro blanco y con insignias y simbolos por todos su rostro, alrededor de la boca pintada como si estuviera sangrando. Vistiendo una gabardina y en la solapas unas cruces invertidas. Un atuendo muy diferente a lo que se ven en este tipo de grupos, demostrando porque son la referencia del black metal. Mientras que en el fondo del escenario no pudieron faltar las cabezas de cerdo empaladas, otro detalle estético que ellos instauraron en la escena, ayudando a dar más impacto a su ya de por si impactante show.

Terminaron de sonar los tambores y Mayhem descargo toda su furia sobre nosotros y pasan los años pero su sonido no pierde intensidad, sintiéndose como un constante martilleo en la cabeza, alaridos y opresión. Es todo un espectáculo hipnotizante, realmente sintiéndote como en la sala de de guerra del infierno, preparando a su ejército para la guerra, donde su vocalista escupía sangre de la boca y su cantar es como si te recitara tu sentencia, mientras sostenía un cráneo en el micrófono. Tal cual fuera el general de ese ejército.

Las metaleros agitaban incesantemente sus melenas, con los cuernos levantado lo más alto posible al unisonó de la música, felices de formar parte de ese ejército y Mayhem se alimentaba de eso para aumentar la intensidad de su discurso, disfrutándolo completamente.
Fue una presentación intensa de principio a fin y cuando se escucho un fuerte alarido que resonó por todo el foro, clavándose en lo más profundo de nuestras almas. Anunció el final del ritual, cerrando las puertas de su círculo del infierno, mientras de fondo se escuchaba una canción de blues triste y melancólico que extrañamente, le dio un cierre más emblemático.
Así fue como el Ritual Fest Vol. 1 llegó a su fin en su primera edición. Dejándonos un tenebroso buen sabor de boca a cada uno de los asistentes y para los fans del black metal una gran sonrisa en sus rostros. Destacando una impecable organización, así como su sonorización y un line up solido. El foro Independencia a demostrado una vez más lo multifacético que puede ser y aún así no perder su esencia.

MÁS FOTOS:

Fotos por: Alfredo Ávila

Texto por: Alejandro Becerra Monroy | Instagram: @ALX_BM