Reseña: Zeta

Hace mucho que no iba a una tocada entre semana y quizás se la última en buen rato a la que pueda ir, pero sin duda esta ocasión desquitó ese hecho. No solo porque al fín pude ver a una de mis bandas favoritas en este momento, sino por lo especial que fue su set.

La tocada emepezó punktual como siempre, a eso de las 10:30, con la finisima intervención de los igualmente finos Clan Trevi Andrade con un set un poco más caótico de lo usual se fue rápido y ante la mirada de los pocos presentes que pudieron sacudirse la hueva de media semana y se plantaron a escuchar el ruido extraplanetario de estos muchachos.

Zeta_01

Después fue turno de los chicos de Nevado que con lo itinerante de su alineación la verdad es que me soreprende que sean tan constantes, no los conzoco en realidad, así que no  se cuando, cuanto y como ensayen, pero cada vez me gustan más y en especial su rolas nuevas (estas del split con Casteform) te provocan echar el sing-along de muy bonita manera, con los gritos bien a flor de piel, bien acá.

zeta_11

Después fue el turno de Malastare quienes tuvieron un set medio accidentado porque las cuerdas de la guitarra reventaron sin más después de la primera rola, Chaba se había disculpado ya por el accidente, pero mientras recogían su cosas de la mano salvadora de René de Walle, quién estaba ahí acompañando a Zeta, llegó una guitarra “de refacción” y los Malastare pudieron terminar su set justo al filo de la medianoche para dar paso a los venezolanos.

zeta_20

Zeta, que en esta ocasión se conformaba por Juanchi y Gabriel, apoyados por Azael, baterísta en Annapura y René de Walle nos ofrecieron un set bastante emotivo, con solo algunas canciones previamente ensambladas entre los 4 la primera mitad de su set nos regalaron temazos para desgarrar la voz junto con ellos, como El Rompeolas o Yo El Peor de Todos, desde el principio nos dieron muestra de lo experimentales que se ponen a la hora de tocar su temas en vivo.

zeta_34

Cosa que de hecho continuo durante la segunda mitad donde nos dimos un buen viajesote a base de improvisación, acentuado por las nubes de quienes quemaban lechuga del diablo. Esta manera de cerrar lo noche nos enseño lo especial que es Zeta y como la banda siempre es algo más que la suma de talentos individuales, porque  aunque estos sean fijos o no. Siempre hacen de su set un momento impresionante de colaboración entre personas y un acto de catársis para ellos y quienes tenemos la oportunidad de presenciarlo.

Si gustan, acá hay mas fotos.

zeta_30