RESEÑA: VETUSTA MORLA & PUMCAYÓ

Los días raros son los que traen más alegrías, con Vetusta Morla.

El C3 Stage en un show organizado de manera muy repentina y en un día no muy común (un miércoles) que se llenó de muy buena música con Vestusta Morla y acompañándolos los tapatíos de Pumcayó.

La cita fue a las 9 pm y ya a esa hora vi la fila de asistentes, de alrededor de una cuadra y media de distancia lo cual se me hizo muy grato el ver el tipo de aceptación de la gente no importando que fuera miércoles y muchos tuvieran que ir trabajar al día siguiente (incluyéndome a mi).

Ya como a eso de las 9:20 pm aproximadamente dejaron pasar al público y a nosotros también, a todos se les veía muy contentos y felices de estar ahí, alegría que se transmitía a uno.

Ya dentro, lo que note fue un público de 20 años en adelante, siendo alrededor de más de 200 personas y también se veía un set de iluminación que en lo que salía a tocar Pumcayó, estaban haciendo pruebas y se veía muy genial.

A las 10 pm salió a tocar Pumcayó y empezó con su rock muy tranquilo y con tintes de ritmos indígenas lo cual lo hace muy peculiar e interesante, que sin embargo, siento que esta noche no era su tipo de público, cosa que a ellos no les importo y el público fue muy respetuoso con ellos recibiendo de buena manera su música. Algo que me agrado que la iluminación y que ya había mencionado, le dio otra atmosfera muy genial, en general siendo una presentación amena.

3

Pumcayó tocó por aproximadamente 30 minutos para darle lugar a los Vetusta Morla que tardaron unos 15 minutos o un poco más en salir. En lo que sucedía eso, se podían escuchar los chiflidos de desesperación  porque ya salieran a tocar y como grito un dude que estaba a un lado de mi: “¡Apúrenle! Que mañana tengo que ir trabajar” lo cual me dio risa y además estaba de acuerdo.

2

Entonces como a las 11 pm, se despejo el escenario y empezó a sonar una canción de Vestusta Morla del disco “Los Ríos de Alice”, videojuego para celulares el cual ellos musicalizaron completamente y no les miento, sentí como se me enchinaba la piel al escucharla y todos gritaron de alegría.

1

Terminó la canción y entonces salieron uno a uno los integrantes de la banda  directo a tocar y todo mundo gritamos aún más de emoción. Esta es la primera vez que los había visto en vivo y puedo decir que fue una presentación muy, muy emotiva, bonita y una iluminación que era ¡simplemente hermosa! Complementaba con ese toque místico que tienen las canciones de los Vetusta Morla, la verdad aplausos al equipo de iluminación que los merecen totalmente.

Ellos tienen una vibra muy buena en el escenarios, a la legua podías ver el gusto, el disfrute, el saboreo de estar tocando sus canciones y esa vibra se transmitía a nosotros y nosotros les respondíamos con más buena vibra aún. Tocando canciones como Sálvese quien pueda, Valientes, Rey Sol, Maldita Dulzura, Copenhague  y entro otras, la mayoría de su álbum Mapas del 2011.

1A


Me gustó mucho la actuación de Pucho (Juan Pedro Martí) el vocalista, lo veías como hacia mímica de sus canciones, cerraba los ojos, se dejaba llevar por el momento y entre canciones dejan de tocar para agradecer de sobre manera a Pumcayo y publico de Guadalajara por su respuesta y por compartir esa bonita experiencia y como él decía “No nos vamos de aquí, sino hasta que amanezca” muestra de la alegría de estar aquí.

Otro detalle curioso, fue que estaba un teclado ahí solito y Pucho, nos comentó que ese teclado solo iba a ser tocado por alguien, pero que le dio mucha pena y nervios el salir a tocar y pidió disculpas a nombre de él y el show continuó.

2

Ya he ido a varios conciertos y siempre que parece que se terminó, empieza el ritual de gritar “Otra, otra” la banda regresa y así sucedió. Al estar de nuevo al escenario dice Pucho “Como veo que no se van, hay que seguirle y le seguiremos hasta que salga el sol” y todo mundo gritamos en respuesta. Tocaron 3 canciones más, se despidieron y dejaron el escenario, pero había algo raro; no había prendido las luces del C3 Stage y estaban los rodies acomodando el teclado y uno que otro instrumento, se bajan… Y en eso regresan por ¡segunda vez!

5

Cosa que no muchas bandas hacen y cerraron con la canción Los Días raros pero en una versión extendida y muy, muy, bonita la cual fue el cierre perfecto y emotivo a tan genial presentación y al ver el reloj, ya era la ¡1 am, casi tres horas de música! Que se fueron como agua, como dice el dicho “El tiempo vuela cuando te diviertes” y así lo fue.

4

En resumen, fue un concierto muy bonito, ameno y emotivo (aun haciendo más hincapié en eso) que valió totalmente la pena el llegar todo desvelado al trabajo el día siguiente pero eso sí, con una gran sonrisa en el rostro y la buena vibra de tan magnifica noche, de esos conciertos que se quedan en tu memoria como un bonito y cálido recuerdo. A mi gusto, solo falto que tocaran Los buenos y hubiera salido el triple de contento de lo que salí, pero eso se solucionó escuchándola en el coche, para poder dormir a gusto.

Reseña por: Alejandro Becerra

Fotos por: Iszrael Padilla